La Sexualidad es una importante dimensión de la vida humana, fuente permanente de comunicación, afectos y satisfacciones, que influye de modo significativo en el estado de salud y bienestar de cada persona. La Organización Mundial de la Salud OMS, ha definido la Salud Sexual o Sexualidad Sana como "la aptitud para disfrutar de la actividad sexual y reproductiva, amoldándose a criterios de ética social y personal". Teniendo en cuenta que la sexualidad está influida por factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, históricos, religiosos y espirituales, una sexualidad sana es el reflejo de una vida sana y una sociedad sana.

La Sexualidad tiene un importante papel en el desarrollo de una vida plena y gratificante, no se puede separar el derecho al placer del derecho a la vida. Sin embargo, esta visión positiva de la sexualidad, igual que ocurría con la salud, es algo reciente. Por múltiples razones (religiosas, políticas, morales, etc.), a lo largo de la historia de la humanidad la sexualidad y el disfrute del propio cuerpo han sido reprimidos, juzgados o prohibidos, lo que ha conllevado, por un lado, a que la sexualidad sea una de las dimensiones humanas menos comprendida y por otro, que en lugar de entenderse y aceptarse como una fuente de placer y gratificación, la sexualidad se haya vivido en muchos casos como algo vergonzoso, que había que ocultar y de lo que no se podía hablar, mucho menos en público. En la cultura occidental se nos ha enseñado a ocultar nuestro cuerpo; es cierto que en la actualidad esta ocultación del cuerpo no se busca a través de la ropa, ya que las costumbres se han hecho más liberales, pero sí, por ejemplo, mediante toda una amplia gama de perfumes y productos higiénicos que nos crean la necesidad de ocultar los olores corporales; resulta especialmente llamativo la cantidad de productos para la higiene “íntima” dirigidos específicamente a las mujeres y cuyos mensajes publicitarios nos transmiten, de forma indirecta, la idea de que funciones tan naturales como la menstruación son algo sucio.

Pero por otra parte y en el otro extremo, como elemento de desinformación sobre el tema de la sexualidad y bloqueo del comportamiento y expresión sexual saludables, nos encontramos con un ambiente saturado de estímulos que se refieren al sexo y al erotismo como productos de consumo. Así, estamos en medio de una saturación de estímulos sexuales: la publicidad, las películas y series televisivas, etc., que nos “venden” sexo a todas horas y utilizan el sexo, casi siempre el femenino, como reclamo comercial. Al mismo tiempo se nos presenta una visión de las relaciones sexuales en las que el número de compañeros y compañeras sexuales es signo de éxito o de poder personal, y la frecuencia y la intensidad de las relaciones están sobredimensionadas. Todo ello contribuye a crear una imagen distorsionada de la sexualidad. De tal manera, la sexualidad se identifica con las relaciones sexuales, cuando la sexualidad es algo mucho más amplio que tiene que ver con nuestra personalidad y nuestra manera de comportarnos, con la salud, con la opinión que tengamos de nosotros mismos, con nuestra forma de entender las relaciones humanas, etc. Se piensa en la sexualidad como algo que se practica y cuya calidad depende de las habilidades, técnicas y posturas que se conozcan, pero la sexualidad es algo que se siente y se vive, es ese rasgo de la personalidad, fundamental para el buen desarrollo y realización de la persona.

La Sexualidad no lo es todo en la vida, pero sí una parte importante de ella: La sexualidad se expresa en las relaciones físicas y amorosas de la pareja, pero matiza igualmente los intercambios entre las persona de ambos sexos en su vida familiar, laboral o social y aunque no es el centro de la existencia humana, ocupa un significativo lugar en cada de las etapas del ciclo vital. Según la forma en que el individuo acepte y viva su sexualidad, esta será fuente de grandes dichas y satisfacciones o de angustias, conflictos y frustraciones. La persona saludable experimenta su sexualidad como un factor de enriquecimiento permanente.

Uno de los factores psicológicos que va ligado a la sexualidad es la autoestima, que incluye la mejora de la autoimagen y la afirmación de la identidad y la personalidad. Es la valoración positiva que la persona tiene de si misma, sin juicio destructivo alguno. Cuando podemos entender que no podemos dar lo que no tenemos, se inicia el proceso de cambio para centrar nuestro amor y la aceptación en nosotros mismos primero, y después darlo a los demás. La autoestima va asociada al respeto hacia uno mismo y hacia el otro, a la aceptación del propio cuerpo, al autoconocimiento, a la asertividad (habilidad para expresar y comunicar), al amor propio y a la responsabilidad, promoviendo la autenticidad y la libertad, estableciendo límites y espacios para la expresión sexual y reproductiva. Todo ello, regulando la actividad reproductiva de acuerdo a deseos y proyectos personales: el uso de métodos sanos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual y evadir presiones.

En síntesis, una mala sexualidad afecta negativamente porque genera culpas, resentimientos, y distanciamientos. Además, deteriora las relaciones y la autoestima, afectando a la larga las distintas áreas de la vida.

Por el contrario, una sexualidad sana aporta numerosos beneficios al organismo. Aumenta la autoestima, proporciona estabilidad emocional. Mejora las relaciones interpersonales, nos sentimos más queridos y aceptados (y eso refuerza aún más nuestra autoestima). Además, el estado de relajación que se experimenta después del orgasmo nos produce una agradable sensación de bienestar que nos permite afrontar nuestros problemas y preocupaciones de una manera más optimista, reduciendo considerablemente la ansiedad, el estrés, la tensión acumulada.
Concretamente, en los juegos sexuales preliminares hay un aumento de la secreción de oxitocina que influye en la formación de sentimientos profundos y poderosos. En la unión sexual se liberan endorfinas que causan una sensación de bienestar y durante el orgasmo se libera prolactina, que es antiestrés, serotonina, que produce una sensación de felicidad completa. La sexualidad sana relaja y como consecuencia, calma los dolores tensionales (cefaleas, calambres menstruales, espasmos del aparato digestivo, dolores musculares, molestias del síndrome premenstrual). Además de la acción euforizante y calmante de las endorfinas y oxitocinas que se liberan tras el orgasmo, incrementan los niveles de corticoides naturales, que tienen propiedades analgésicas. Los médicos están de acuerdo en que las relaciones de pareja cariñosas y la actividad sexual frecuente favorecen la salud previniendo enfermedades porque fortalecen el sistema inmunológico. Previenen problemas cardiacos y determinados cánceres; reducen la aparición de dolores, aumentan las defensas; combaten la depresión y el estrés; regulan los niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglicemia; estimulan la memoria; aumentan la autoestima, adelgazan, tonifican la musculatura y, en general son un factor de rejuvenecimiento y de bienestar generalizado.

Sexualidad. Este documento de puede descargar y guardar.
Sexualidad. Taller. Este documento de puede descargar y guardar.
Educación Sexual Integral. Para charlar en familia...





Supreme DHEA for Intimacy
Apoyo hormonal para estimular la libido y el vigor sexual masculino


Descubra su lado salvaje con esta fórmula explosiva sexual para hombres. Cada cápsula proporciona 25 mg., de DHEA -precursor de la testosterona- para estimular la libido y el vigor juvenil, enriquecido con una mezcla de hierbas tonificantes como yohimbe y damiana.
El yohimbe es el nombre de un árbol de hoja perenne que se encuentra en Zaire, Camerún y Gabón. La corteza de yohimbe contiene una sustancia química llamada yohimbina, que puede aumentar el flujo sanguíneo y los impulsos nerviosos en el pene o la vagina. También ayuda a contrarrestar los efectos secundarios sexuales de ciertos medicamentos utilizados para la depresión. El yohimbe se utiliza para provocar excitación sexual, para la disfunción eréctil (DE), para los problemas sexuales causados por medicamentos para la depresión llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y para los problemas sexuales generales en hombres y mujeres. También se utiliza para mejorar el rendimiento deportivo, para la pérdida de peso, el agotamiento, el dolor de pecho, la presión arterial alta, la presión arterial baja que ocurre al ponerse de pie, el dolor de nervios debido a la diabetes y para la depresión, junto con algunos otros medicamentos. Enriquecido con una mezcla de hierbas tonificantes como el Yohimbe (Pausinystalia yohimbe) y Damiana (Turnera diffusa o Turnera aphrodisiaca) (MedLine Plus, Yohimbe).

Según, , que clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, el Yohimbe, "posiblemente es eficaz" para: •La disfunción eréctil (DE). Hay pruebas de que el ingrediente activo, la yohimbina, puede ser útil para la disfunción eréctil. Algunos herbolarios sugieren que la corteza de yohimbe realmente funciona mejor que el ingrediente yohimbina solo. Sin embargo, hasta ahora la corteza de yohimbe no ha sido evaluada en estudios de investigación. •Los problemas sexuales causados por los inhibidores selectivos de los recaptadores de serotonina (ISRS). Hay evidencia proveniente de muchos estudios que indica que el ingrediente activo, la yohimbina, puede mejorar los problemas sexuales asociados con esta clase de medicamentos que se usan para la depresión. Sin embargo, este beneficio no ha sido descrito específicamente para la corteza de yohimbe.

La Damiana (Turnera diffusa o Turnera aphrodisiaca), posee propiedades estimulantes y afrodisíacas. La antigua civilización Maya usaba la Damiana para "marearse y perder el equilibrio", además de por sus efectos afrodisíacos. Hoy en día las mujeres indígenas la toman para aumentar el disfrute sexual. La hoja y el tónico de la Damiana estuvo listado en el National Formulary (NF). Durante más de 100 años el uso de la Damiana ha estado asociado con el mejoramiento de la función sexual femenina y masculina. En Holanda la Damiana es reconocida por sus cualidades para potenciar la sexualidad y sus efectos positivos en los órganos reproductores. La farmacología de la planta sugiere que los alcaloides podrían actuar de manera similar a la testosterona. La composición química de la Damiana es compleja y sus componentes aún no han sido totalmente identificados. Sin embargo se sabe que contiene un 0,5-1% de aceites volátiles, gonzalitosina (glucósido cianógico), arbutina, tanina y damianina (una sustancia marrón y amarga). La hoja también contiene beta-sitosterol, el cual podría ser responsable de los efectos en los órganos sexuales.

La Damiana contiene arbutina, clorofila, aceites volátiles, resinas y taninos. También puede aliviar cefaleas y estimular el peristaltismo intestinal. Además de las formulaciones tradicionales (infusión de sus hojas o Tintura Madre), también se puede preparar sobre la base del extracto seco, en forma de comprimidos, sola o con otros elementos naturales con similar función como guaraná, yohimbina, ginseng, ginkgo biloba, vitaminas, DHEA, Zinc y el aminoácido L-arginina de importancia en el mecanismo erectivo. Actúa como tónico del sistema nervioso similar. Actúa sobre los centros espinales, estimulando la micción, erección y eyaculación. Se emplea en impotencia masculina y frigidez femenina, en especial si se debe a causa psíquica.

Ver más información del producto....



Ultimate Women´s Intimate Performance
Apoyo hormonal para estimular la libido y la salud sexual de las mujeres



Hablamos de disminución del deseo sexual cuando existe una disminución o ausencia de fantasías sexuales o deseos de involucrarse en algún tipo de actividad sexual, lo que ocasiona malestar a la persona, a la pareja, o a ambos. Esta pérdida del deseo constituye la disfunción sexual más frecuente en la mujer y su incidencia ha ido en aumento en los últimos años. Si bien entre los especialistas no hay acuerdo en cuanto a las causas de la falta de deseo sexual en la mujer, en lo que sí hay consenso es en que la ausencia de deseo es el problema sexual más frecuente en la mujer y que, hasta la fecha, la falta de deseo afecta más a las mujeres (con prevalencia, según autores, entre el 22% y el 51% de la población femenina) que al hombre (con prevalencia, según autores, entre el 10% y el 15% de los varones).

Esa falta de deseo sexual puede conducir también a que en su convivencia familiar la mujer pierda la necesidad de ser abrazada e incluso sentirse querida por su pareja. Si bien la demostración de cariño no se traduce forzosamente en una invitación al contacto sexual, es importante tomar en cuenta que una forma de prevenir la disminución del deseo sexual es precisamente reservar tiempo para la intimidad. La pareja necesita tiempo para hablar, salir solos y tener sus propios espacios.

En cuanto a las causas de la falta de deseo sexual en la mujer, se invocan entre ellas las alteraciones orgánicas como consecuencia de la ingestión de alcohol y narcóticos, por medicamentos como los antidepresivos, trastornos endocrino-metabólicos (por deficiencia de la hormona testosterona) y por enfermedades crónicas como la diabetes y la insuficiencia renal. Se relaciona asimismo con factores psicológicos, para muchos la causa más frecuente son los conflictos de la pareja, el agotamiento físico, depresión, excesivo estrés o ansiedad, bajo nivel de autoestima, actitudes negativas hacia la sexualidad y experiencias sexuales traumáticas.

Ultimate Women´s Intimate Performance es una extraordinaria fórmula a base de hierbas diseñada específicamente para apoyar la salud sexual de las mujeres. Contiene 11 potentes hierbas que han sido utilizadas por las mujeres durante siglos como estimulantes que aumentan el apetito sexual.

Ver más información del producto....



Maca
Hierba tradicional sudamericana utilizada para aumentar la libido en hombres y mujeres


Desde los albores de los tiempos, el hombre ha buscado sustancias para ayudar a animar la libido, potenciar la actividad sexual y estimular la experiencia íntima. Es así como se ha encontrado en el Perú una hierba, la Maca (Lepidium meyenii), un potenciador que estimula el deseo sexual en hombres y mujeres cuya de eficacia comprobada se remonta a los Incas.

Acerca de los beneficios de la Maca en la salud sexual de hombres y mujeres se han realizado diferentes estudios y revisiones (Gonzaléz et al. Effect of Lepidium meyenii -MACA- on sexual desire and its absent relationship with serum testosterone levels in adult healthy men; Dording, CM et al. A double-blind placebo-controlled trial of maca root as treatment for antidepressant-induced sexual dysfunction in women;Zenico, T. at al. Subjective effects of Lepidium meyenii (Maca) extract on well-being and sexual performances in patients with mild erectile dysfunction: a randomised, double-blind clinical trial; Shin, BC et al. Maca (L. meyenii) for improving sexual function: a systematic review), en los que se concluye que la Maca influye en el mejoramiento del deseo sexual tanto en hombres como en mujeres (particularmente cuando han entrado en la etapa de la menopausia).

Nuestra Maca está concentrada para los niveles garantizados de componentes herbales activos. Cada cápsula contiene 500 mg de raíz de maca en un potente extracto 4:1.

Ver más información del producto....



L-Arginina
Mejora el flujo sanguíneo favoreciendo la estimulación sexual


Una erección normal depende de la acción coordinada de músculos, nervios y vasos sanguíneos. En el pene existen dos cuerpos cavernosos que lo recorren longitudinalmente, y que se llenan de sangre durante la erección, y un bulbo cavernoso por donde va la uretra, el conducto de evacuación de la orina y el semen. En las paredes de los pequeños vasos sanguíneos del pene, hay músculos que impulsan la sangre hacia los cuerpos cavernosos. Cuando el pene está fláccido, estos músculos están contraídos y dejan pasar una mínima cantidad de sangre. Cuando se da un estímulo sexual adecuado, el sistema nervioso, a través de los nervios autónomos (los que participan en las funciones involuntarias), provoca la relajación de estos músculos, produciéndose un aumento del flujo de sangre a los cuerpos cavernosos, y consiguiéndose la erección. A medida que el pene se expande, la presión aumenta y causa compresión en las venas que normalmente transportan la sangre de vuelta. Esto hace que haya más sangre fluyendo hacia el interior del pene que hacia afuera, y el pene se alarga. En la disfunción eréctil (impotencia), disminuye el flujo de sangre hacia el pene, lo cual dificulta la erección.

En reposo, sin estimulación sexual, el flujo de sangre dentro del pene es muy bajo, lo que lo mantiene en estado fláccido o no erecto. Cuando un hombre recibe estimulación sexual a través de cualquiera de los órganos de los sentidos: de la vista, del tacto, o de la imaginación, las arterias del pene se dilatan, y el flujo sanguíneo hacia el pene aumenta mucho. A medida que el pene se expande, las venas del pene -que tendrían que devolver la sangre del pene hacia la circulación de retorno- se comprimen, y la sangre no puede salir. Con un aumento en el flujo sanguíneo que entra y una reducción en el flujo que sale, el pene se vuelve cada vez más grande y se pone cada vez más duro. Este proceso de la sexualidad masculina se ve afectado cuando no hay flujo de sangre suficiente al pene en el momento de excitación sexual, generando disfunción eréctil.
La disfunción eréctil, también mal llamada impotencia, se refiere a la incapacidad de alcanzar o de mantener una erección en el pene suficiente para una relación sexual con penetración o coito. La disfunción eréctil puede ser el resultado de factores físicos y/o psicológicos.
Las causas físicas son las mas frecuentes y casi todos los casos de disfunción eréctil son un problema orgánico de falta de riego sanguíneo en el pene. Una erección requiere la interacción del cerebro, los nervios, las hormonas y los vasos sanguíneos. Cualquier cosa que interfiera con el proceso normal puede volverse un problema. Así, las situaciones que más frecuentemente producen impotencia son: abuso de drogas (alcohol, narcóticos, estimulantes) y agentes farmacológicos como los agentes anticolinérgicos, antihipertensores, disulfiram, los psicoterapéuticos, narcóticos y los estrógenos. También la pueden ocasionar insuficiencia del sistema de órganos como el circulatorio, cardiorrespiratorio y el renal, así como algunas cirugías del tipo de la prostatectomía, cirugía vascular y de la espalda. Igualmente, el tabaquismo estrés, nerviosismo o sobrepeso. También enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos y restringen el flujo sanguíneo hacia el pene, como la diabetes, la hipertensión (tensión arterial alta), el exceso de colesterol, o las enfermedades cardíacas. Menos frecuente son las situaciones que interrumpen la conexión entre el sistema nervioso y el pene, como la cirugía de próstata o los traumatismos de la columna vertebral. Un nivel bajo de testosterona, la hormona sexual masculina, o una depresión también, pueden provocar problemas de erección.

Los principales s factores psicológicos que pueden producir una disfunción eréctil son la ansiedad, el estrés y la depresión. Pueden interferir con la producción normal de hormonas del organismo y la forma en que el cerebro responde a ellas, impidiendo la erección.

En cuanto a las causas farmacológicas, algunas medicaciones también pueden causar disfunción eréctil, entre ellas los medicamentos para el tratamiento de la hipertensión arterial, la ansiedad y la depresión. Si un hombre con diabetes está experimentando una disfunción eréctil, lo primero que hay que revisar es la medicación que está tomando.

Por todos los factores anteriores, solos o combinados, el pene no puede acumular la sangre necesaria para que se dé una erección, generalmente porque no llega en suficiente cantidad.

En resumen, las erecciones comienzan en el cerebro y son causadas por la estimulación del nervio. El cerebro envía señales al pene, los vasos se dilatan, los músculos que protegen la entrada de tejido esponjoso se relajan y dejan que la sangre entre en el tejido cavernoso. Para lograr la erección, es importante que el flujo de sangre sea abundante. L-Arginina Super Strength (900 mg) permite que el cuerpo fabrique óxido nítrico (NO), el cual está implicado en el proceso de erección y causa la relajación de las células lisas, promoviendo el aumento del flujo de la sangre a las arterias del pene. En 1994 se realizó un estudio clínico con 15 hombres impotentes. Los resultados demostraron la eficacia de la Arginina para tratar la disfunción eréctil. Se dio un suplemento de Arginina a base de 2,8g por día durante dos semanas. 6 de los hombres, el 40%, reaccionaron positivamente al tratamiento mostrando una notable mejoría en su erección. Mientras tanto, los que tomaron el placebo, no vieron ninguna mejoría. Quienes mejores resultados obtuvieron fueron los que tenían alrededor de 37 años, mientras los que nos lograron mejorías fueron los de edad cercana a 55 años. La Arginina mejora el sistema inmunológico y la masa muscular. Puede también hacer frente con eficacia a la disfunción eréctil y a la disfunción sexual femenina. La Arginina también controla la secreción de ciertas hormonas, como la del crecimiento. La Arginina también es importante en la eliminación del amoníaco del cuerpo, el proceso de cicatrización de las heridas y la división celular. La falta de Arginina puede conducir a la constipación, esteatosis hepática (hígado graso, hepatitis o degeneración grasa), erupciones cutáneas, pérdida de cabello y mala cicatrización de las heridas.

Ver más información del producto....


   


La información contenida en esta Web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnóstico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.

INICIO  |  CONTÁCTENOS

Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
Todos los Derechos Reservados.s.