Las enzimas son proteínas que aceleran la velocidad de las reacciones químicas que ocurren en los seres vivos. Por eso también se las llama “catalizadores biológicos”. Las enzimas son proteínas específicas: cada actividad metabólica o bioquímica en los seres vivos tiene una enzima propia que la realiza. Las enzimas más conocidas son las enzimas digestivas, que actúan sobre la composición química del alimento “desarmándolo” en sustancias simples o biomateriales, que aportan materia y energía a las células. Cuando colocamos el alimento en la boca, la saliva lo suaviza y los dientes lo trituran; esto aumenta el área de extensión de los alimentos y así, las enzimas pueden trabajar mas efectivamente. Las enzimas trabajan en diferentes puntos del aparato digestivo. Podemos diferenciar tres grandes grupos de enzimas digestivas en función del sustrato sobre el que actúan: Proteasas, Lipasas y Amilasas (ver figura arriba).

Recordemos: la digestión es el proceso de separar la comida en sus componentes nutritivos para que puedan ser asimilados (absorbidos) hacia la corriente sanguínea y utilizados por el cuerpo en un sinnúmero de funciones. El primer paso del proceso digestivo es entonces la conversión de los alimentos ingeridos en moléculas mas pequeñas que nuestro organismo debe absorber y utilizar. Los componentes requeridos para romper alimentos son las enzimas digestivas. Es decir, antes de que nuestras células puedan almacenar y usar los macronutrientes como energía, los alimentos tienen que ser convertidos a una forma compatible, digerible; en el caso de las proteínas, por ejemplo, deben pasar a sus unidades funcionales, los aminoácidos. Los carbohidratos se convertirán a los monosacáridos glucosa o fructosa. Los lípidos se transformarán en ácidos grasos. Ver figura arriba.

Las enzimas son producidas por el cuerpo -predominantemente por el páncreas, pero también por el estómago y las glándulas salivales- para que actúen sobre la comida en el intestino delgado, el estómago o la boca. Las enzimas de la comida se encuentran en los alimentos crudos, que vienen equipados con algunas de las enzimas que se necesitan para su propia digestión. Por eso es que los alimentos se descomponen o se pudren si no son consumidos cuando están frescos: básicamente se digieren a sí mismos.

Las enzimas son sensibles al calor; el cocinado y el procesamiento pueden destruir el 100% de las enzimas presentes naturalmente en los alimentos. La falta de enzimas, muy común en la dieta moderna, hace que el páncreas, que sólo está diseñado para secretar enzimas suficientes como para terminar el trabajo comenzado en la boca y el estómago, sea sobre-exigido. Como todo cuerpo que es sobre-exigido, el páncreas eventualmente desacelera o se detiene del todo. Eventualmente, puede que no dé abasto con la creciente demanda de secreción de enzimas, permitiendo que partículas parcialmente digeridas de comida pasen a la corriente sanguínea. El cuerpo no reconoce a estas partículas de alimento (proteínas en particular) como nutrientes, entonces lanza un ataque desde el sistema inmunológico en forma de reacción alérgica o respuesta inflamatoria. El sistema inmunológico comienzan, entonces, a producir anticuerpos contra la comida (que debería ser una sustancia benigna) en lugar de sanar lesiones y luchar contra los virus, bacterias, hongos y micosis.
La producción de enzimas digestivas pancreáticas es reducida por el estrés, la cafeína, el alcohol, la enfermedad, el embarazo y el simple envejecimiento.

Con la edad, la cantidad de enzimas digestivas en el organismo disminuye como la calidad de las mismas. Esto explica la cantidad de problemas digestivos que sufren las personas con el paso de los años. Pero de igual manera, los malos hábitos alimenticios (mezcla inadecuada de alimentos, consumo en exceso, comida chatarra, el afán con que comemos, etc.) unido al estrés de la vida diaria, contribuyen en gran manera a generar serios problemas digestivos que afectan la salud como gastritis, gastralgias, colon irritable, diverticulosis, cáncer de estómago y de colon, entre otros. De lo anterior se deduce la necesidad de suplementar nuestra dieta con enzimas.

Las principales fuentes naturales de las enzimas se encuentran fundamentalmente en las frutas y las verduras. Por ejemplo, a partir de la papaya obtenemos la enzima papaina; a partir de la piña obtenemos la enzima bromelaína. Estas enzimas pre-hidrolizan las proteínas y favorecen la digestión de las mismas. Por eso se añaden a las fórmulas de suplementos de proteínas para favorecer la digestión. Además, estas enzimas han probado su efectividad como antiinflamatorios, como ayudas en afecciones respiratorias (bronquitis, enfisema, neumonía), en enfermedades víricas, etc. La bromelaína, además, se utiliza en el tratamiento de la trombosis, en infecciones de la piel e inflamaciones dentales. La papaina, por su parte, se utiliza en el tratamiento de la úlcera y otros problemas digestivos.

Lo ideal es que la digestión sea asistida por una combinación de enzimas digestivas y enzimas de la comida. La digestión comienza en la boca, donde las enzimas de la saliva comienzan a descomponer las moléculas de almidón y azúcar. En el estómago, el ácido clorhídrico (HCl) comienza a actuar sobre las proteínas mientras las enzimas de la comida continúan reduciéndola a porciones más y más pequeñas. La comida abandona el estómago y pasa al intestino delgado, que es un medio alcalino rico en enzimas secretadas por el páncreas. La digestión continúa hasta que los nutrientes están listos para ser absorbidos hacia la corriente sanguínea.

Tenemos, sin embargo, un mal hábito de masticación, pues la mayoría de nosotros no mastica bien la comida, lo que significa que las enzimas salivales no tienen posibilidad de actuar antes de que el alimento pase al estómago. Incluso los alimentos crudos deben ser bien masticados porque la celulosa (fibra) es difícil de descomponer y el páncreas no secreta celulasa, una enzima especializada en descomponer celulosa. Los líquidos también deberían ser arremolinados dentro de la boca para permitir que las enzimas comiencen a descomponer los azúcares y almidones. La comida debería ser masticada hasta volverse líquida antes de ser tragada: por lo menos 30-50 masticaciones por bocado.

Un suplemento de mezclas de enzimas en cada comida ayudará a:

  • Mantener una digestión sana y asegurar una máxima absorción de nutrientes de los alimentos y otros suplementos
  • Permiten que el páncreas descanse, se repare y vuelva a un nivel normal de funcionamiento.
  • aumentar los niveles de energía porque hay más nutrientes disponibles para las células. Se ha demostrado que ayudan incluso a un sistema digestivo saludable, liberando energía valiosa para otras funciones corporales o trabajos de reparación.
  • Reducir los gases, la hinchazón, la inflamación y las alergias e intolerancias a los alimentos.
  • Mantener una buena inmunidad dado que la vía gastrointestinal es el órgano linfoide de mayor tamaño en el cuerpo pues contiene 70-80% de todas las células productoras de anticuerpos.
  • Aliviar problemas como la migraña (una de sus causas es precisamente el problema digestivo).
  • Prevenir el cáncer colorectal, de estómago, etc.
  • Coadyuvar en el mejoramiento orgánico de personas que padecen de diabetes, hipertensión, enfermedad de Crohn, entre otras.



    n-zimes Full Spectrum El más amplio espectro de Enzimas para un óptimo soporte digestivo..

    Las enzimas están involucradas en todo, desde la digestión hasta la resistencia inmunológica. N-Zimes de Swanson Ultra y National Enzyme Company (NEC), es una formula avanzada, resultado de la experiencia de la Compañía Nacional de Enzimas de los Estados Unidos –NEC- que ha estado mezclando enzimas de calidad con la ciencia de vanguardia desde 1932, y ahora aportan su experiencia a esta fórmula avanzada de Swanson. Cada cápsula contiene una mezcla enzimática sin igual en calidad y eficacia. N-Zimes contiene CeraCalase, un complejo enzimático de propiedad de la NEC que refuerza la liberación de nutrientes ligados a las fibra de los alimentos de la dieta diaria.

    N-Zimes Full Spectrum maximiza los beneficios nutritivos de los alimentos en su dieta. Elaborado con cápsulas de origen vegetal.

    Ver más información del producto



    Biocore Optimum Complete Ultimate Full Spectrum Enzymes
    El más amplio espectro de Enzimas para un óptimo soporte digestivo..


    Enzimas de espectro completo para brindar un soporte digestivo óptimo promoviendo la regularidad en la evacuación intestinal para una salud óptima. Ultra BioCore Optima Completa contiene enzimas para abordar todos los aspectos del proceso de la digestión enzimática, incluyendo lactasa para ayudar a digerir la lactosa de los productos lácteos, la alfa-galactosidasa para ayudar en la descomposición de ciertos azúcares a partir de granos y vegetales, y maltasa ácida para ayudar a su cuerpo a digerir maltosa, un azúcar común intermedio en el proceso digestivo. Cada enzima en el complejo BioCore Optimum ayuda a apoyar el proceso digestivo y promueve la regularidad.

    Un suplemento de BioCore Optimum Complete Ultimate Full Spectrum Enzymes en cada comida ayuda a mantener una inmunidad y una digestión sanas, mejorar la absorción de nutrientes, aumentar los niveles de energía y reducir los gases, la hinchazón, la inflamación y las alergias e intolerancias a los alimentos.

    Ver más información del producto





    Anti-Gaz Enzyme
    Elaborado con ingredientes naturales para la anulación de gases.Para usar 10-15 minutos antes de las comidas.


    Anti-Gas Enzyme: respuesta natural a los gases leves y ocasionales y la hinchazón causados por los alimentos diarios que más le gustan. La enzima Swanson antigases es una mezcla única de ingredientes naturales para la anulación de gases diseñada para ayudar en la digestión de los azúcares complejos que producen flatulencias, que se encuentran en los granos, las legumbres y las verduras. El secreto es una exclusiva enzima conocida como Invertasa (Fructofuranosides Beta). Cuando se combina con otras enzimas digestivas comunes como proteasa, amilasa y celulasa, invertasa rompe los enlaces químicos que hacen que los carbohidratos complejos sean difíciles de digerir. Al convertir los carbohidratos complejos en azúcares simples que el cuerpo puede romper fácilmente, las enzimas antigases ayudan a eliminar la incomodidad y la vergüenza del malestar digestivo.


    Ver más información del producto


















  • Ubícanos en Bogotá D.C. Colombia:

    Amplíalo con un clic

    Distribuidores Independientes Internacionales
    de
    Factores de
    Transferencia
    y
    Productos Naturales
    para la
    Salud
    y
    el Bienestar


    E-mails: epedraza@colombialomejor.com
    epedraza2006@gmail.com
    eduardopedraza2007@hotmail.com
    eduardopedraza@outlook.com

    Mensajería instantánea:
    WhatsApp, Line, Tango
    310 337 7049
    310 859 3076
    317 481 5723
    301 742 0520
    Skype:
    eduardo.pedraza

    Teléfonos
    Colombia
    Celular:

    310 337 7049
    310 859 3076
    317 481 5723
    301 742 0520
    Fijos
    372 7271
    286 3237
    281 4335
    Bogotá, D.C.
    Colombia


    Si llama desde el Exterior, marque antes el Indicativo 57 y luego agregue el número de teléfono celular correspondiente; si es a fijos agregue antes el 571.

    Teléfono
    Estados Unidos
    1-217-364 2146
    Hablamos Español
       

    La información contenida en esta Web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnóstico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.
     

    INICIO  |  CONTÁCTENOS

    Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
    Todos los Derechos Reservados.