El DOLOR es una condición común y fuente importante de sufrimiento y discapacidad en todo el mundo, que tiene un impacto significativo en la calidad de vida de las personas. Por su prevalencia, el dolor es en la actualidad la principal causa de las consultas médicas, con repercusión directas a nivel: del individuo (su vida personal, su entorno familiar, social y laboral), de la actividad económica (disminución de productividad, ausencia por incapacidad laboral, aumento de costos económicos, etc.), de los sistemas de salud pública y de la sociedad en general por lo sentimientos de sufrimiento, ansiedad, depresión y desesperación que genera.

Visto desde otro punto de vista, el dolor es una herramienta de comunicación que utiliza nuestro cuerpo para avisarnos que existe algún problema que debemos solucionar, que algo anda mal y que necesita nuestra atención. El dolor también actúa como mecanismo de defensa impidiendo por ejemplo que apoyemos la mano sobre una placa de cocina caliente.

Impacto del Dolor...
El dolor
es uno de los trastornos que más afecta y preocupa a las personas y es el síntoma acompañante que con mayor frecuencia motiva una connsulta médica. El dolor moderado a severo tiene un profundo impacto en la calidad de vida. La investigación científica ha demostrado que el dolor constante tiene diversas consecuencias físicas, psicológicas y sociales. Puede causar movilidad reducida y, por consiguiente, astenia, comprometer el sistema inmunológico y afectar la capacidad de una persona para alimentarse, concentrarse, dormir o interactuar con otros (Brennan F, Carr DB, Cousins MJ, “Pain Management: A Fundamental Human Rights”, Anesthesia & Analgesia, vol. 105, N.° 1, julio de 2007, pp. 205-221.). Las consecuencias psicológicas también son profundas. Un estudio de la OMS estableció que las personas que viven con dolor crónico tienen cuatro veces más posibilidades de sufrir depresión o ansiedad (Gureje O, Von Korff M, Simon GE, Gater R., “Persistent pain and well-being: a World Health Organization study in primary care”, JAMA, vol. 80, 1998, pp. 147-51. Ver también: B. Rosenfeld, et al., “Pain in Ambulatory AIDS Patients. II: Impact of Pain on Psychological Functioning and Quality of Life”, Pain, vol. 68, 1996, pp. 2-3, 323 – 28.). El efecto psicológico del dolor crónico y la tensión que genera pueden incluso incidir en el curso de la enfermedad. Según la OMS, “el dolor puede matar...”(OMS, “Programas Nacionales de Control del Cáncer: Políticas y Pautas para la Gestión, segunda edición”, 2002, p. 83.).

El dolor tiene consecuencias sociales para quienes lo sufren y, a menudo, también para las personas que los atienden, ya que pueden sufrir privación del sueño y otros problemas. Estas consecuencias sociales incluyen la incapacidad de trabajar, cuidar niños u otros familiares y participar en actividades sociales.

Si bien millones de personas experimentan dolor diariamente, con desastrosas consecuencias a nivel del individuo, la familia y la sociedad, no se cuenta desafortunadamente con estadísticas actualizadas del total de la población afectada, pues la mayor parte de las que se citan y encuentran fácilmente disponibles datan de los años 90. Con esta salvedad, mencionemos algunos datos para darnos una idea de la magnitud del problema. También, citaremos los datos que se mencionan en un trabajo doctoral reciente, realizado en España (Jiménez Sánchez, 2011), relacionados con el dolor causado o derivado de las enfermedades musculoesqueléticas, consideradas la principal causa de dolor crónico, representando el mayor porcentaje de los casos de éste tipo de dolor (crónico) y la mayor carga económica y de salud en los países desarrollados y en vías de desarrollo, según lo reseña la autora.

Pero, ¿qué es el Dolor?
El dolor es una sensación desagradable que le hace saber a uno que algo podría ir mal. Es una de las señales que el cuerpo utiliza para indicar la existencia de un problema que necesita atención. El dolor se inicia en las células nerviosas receptoras situadas bajo la piel y en los órganos de todo el cuerpo. Cuando hay una enfermedad, una herida o algún otro tipo de problema dichas células receptoras envían mensajes a lo largo de las vías de conducción nerviosa hacia la médula espinal, que a su vez lleva el mensaje al cerebro. Visto así, el dolor es una herramienta de comunicación que utiliza nuestro cuerpo para avisarnos que existe algún problema que debemos solucionar, que algo anda mal y que necesita nuestra atención. El dolor también actúa como mecanismo de defensa impidiendo por ejemplo que apoyemos la mano sobre una placa de cocina caliente.

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, por sus siglas en inglés) “el dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión hística (que ocurre en un determinado tejido del organismo humano) real o potencial, o que se describe como ocasionada por dicha lesión”. Considerándose "desagradable" al conjunto de sentimientos entre los que se encuentran sufrimiento, ansiedad, depresión y desesperación .

¿Cómo se desencadena?
Los receptores sobre la piel desencadenan una serie de eventos, comenzando con un impulso eléctrico que viaja desde la piel hasta la médula espinal. La médula espinal actúa como un centro de transmisión donde la señal de dolor puede ser bloqueada, aumentada o modificada antes de trasmitirse al cerebro. Un área de la médula espinal en particular, llamada asta dorsal, es importante en la recepción de señales de dolor

El destino más común en el cerebro para señales dolorosas es el tálamo y de allí a la corteza, la sede general de los pensamientos complejos. El tálamo también sirve como el área de almacenamiento del cerebro para imágenes del cuerpo y juega un papel clave en la transmisión de mensajes entre el cerebro y varias partes del cuerpo. En las personas que se someten a una amputación, la representación del miembro amputado se almacena en el tálamo.

El dolor es un proceso complicado que implica una interacción intrincada entre un número de sustancias químicas importantes que se encuentran naturalmente en el cerebro y la médula espinal. En general, estas sustancias, llamadas neurotransmisores, transmiten impulsos nerviosos de una célula a otra. Hay muchos neurotransmisores diferentes en el cuerpo humano; algunos juegan un papel en la enfermedad humana y, en el caso del dolor, actúan en diferentes combinaciones para producir sensaciones dolorosas en el cuerpo. Algunas sustancias químicas gobiernan las sensaciones leves de dolor; otras controlan el dolor intenso.

Las sustancias químicas del cuerpo actúan en la transmisión de mensajes de dolor estimulando los receptores neurotransmisores encontrados en la superficie de las células; cada receptor tiene su neurotransmisor correspondiente. Los receptores funcionan como entradas o puertos que permiten que los mensajes de dolor pasen hacia las células vecinas. Una sustancia cerebral de interés especial para los neurocientíficos es el glutamato. Durante experimentos realizados, ratones con receptores de glutamato bloqueado muestran una reducción en sus respuestas al dolor. Otros receptores importantes en la transmisión del dolor son los receptores similares a los opiáceos. La morfina y otros opiáceos funcionan cerrando esos receptores opiáceos, encendiendo vías de inhibición del dolor o circuitos, bloqueando así el dolor.

Otro tipo de receptor que responde a estímulos dolorosos es el nociceptor. Los nociceptores son fibras nerviosas delgadas que se encuentran distribuidas por todo el cuerpo, principalmente en las capas superficiales de la piel, periostio, arterias y articulaciones, que al estimularse, transportan señales de dolor a la médula espinal y al cerebro. Los estímulos mecánicos, térmicos y químicos, actúan sobre los nociceptores transformándose en estímulos eléctricos, Estos estímulos eléctricos son llevados por fibras A DELTA (mielinizadas, de conducción rápida) y fibras C (no mielinizadas y de conducción lenta) al asta dorsal de la médula espinal. A partir de aquí se forma el tracto espinotalámico lateral, alcanzando tálamo y corteza cerebral.




El tratamiento del dolor es parte inherente al ejercicio profesional de cualquier médico. Su abordaje adecuado, implica no solo el conocimiento de los fármacos analgésicos y formulación -que es en lo que desafortunadamente se han enfocado casi exclusivamente- sino también el conocimiento de otros recursos técnicos, tecnológicos y farmacológicos existentes para combatir el dolor, puesto que no es ético mantener a un paciente con dolor sin haber consumido todos los recursos existentes para el alivio de su sintomatología.

A pesar de todos los avances médicos, los principales fármacos utilizados en la actualidad contra el dolor siguen siendo básicamente los mismos que Hipócrates utilizó en la antigüedad -año 400 a. de C.-, así por ejemplo, él describió los efectos calmantes de la corteza y las hojas del sauce (ácido salicílico) y años antes ya se cultivaba el opio (de donde se extrae la morfina). La aspirina y la morfina basadas en las sustancias activas de estos remedios tradicionales se aislaron hasta el siglo XIX y contribuyeron a cimentar las bases de la poderosa industria farmacéutica moderna. Actualmente, los científicos están buscando afanosamente nuevas formas de combatir el dolor. Esta actividad ha tomado nuevos rumbos por la reciente retirada a finales del 2004 del analgésico y antiinflamatorio Vioxx y las dudas que rodean la seguridad y las dudas que rodean la seguridad de fármacos similares de fármacos similares. A estas preocupaciones hay que añadir los problemas por abuso de calmantes narcóticos. Como se recordará, el Vioxx o Rofecoxib, comercializado por Merck&Co para tratar osteoartritis, condiciones de dolor y dismenorrea, es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo –AINES- que fue retirado del mercado por razones de seguridad.

En cuanto al enfoque en su tratamiento, el dolor debe ser afrontado como un fenómeno complejo y multifactorial, y requiere por consiguiente un abordaje multidisciplinar. Lo que se busca con este enfoque multimodal es producir un óptimo alivio del dolor por múltiples vías mediante el efecto sinérgico o aditivo sin tener que recurrir a dosis mayores en el tratamiento tradicional farmacológico y más bien por el contrario bajando o no recurriendo a su uso disminuyendo sus efectos adversos y aumentando la satisfacción de los pacientes. O como en el caso del dolor temporal músculo articular, causado por estrés; exceso de ejercicio; golpes que no comprometen lesión de tejidos, etc., prescindir completamente del uso de fármacos antiinflamatorios y relajantes y con ello de sus efectos secundarios.

Entre los problemas de salud relacionados con el problema del dolor que podemos tratar de manera multimodal pueden estar: Reumatismos articulares, como el hombro doloroso, las tendinitis, las epicondilitis, “codo de tenista”; artrosis, tanto a nivel de columna cervical, dorsal, lumbar, de cadera, de rodilla o a otros niveles, incluso las generalizadas. Las complicaciones neurológicas, como las ciáticas, neuralgias intercostales. Los reumatismos inflamatorios. Las cefaleas. Las enfermedades neurológicas como síndromes canaliculares, neuropatías periféricas, neuralgia del trigémino.

Este enfoque es posible combinando:
- el tratamiento farmacológico específico orientado al tratamiento de la enfermedad en el caso de enfermedades crónicas o cronificadas;
- acudiendo o utilizando la ayuda o autoayuda psicológica para inducir un cambio de percepción del dolor. Recordemos que la mente juega un papel importante en la forma en que se siente el dolor y responde a la enfermedad, de ahí que es importante entender que nunca debe aceptar el dolor como parte normal de una enfermedad, pues todo dolor puede ser tratado, y la mayoría puede aliviarse o mantenerse bajo control. Cuando el dolor se mantiene bajo control, las personas pueden dormir y comer mejor, disfrutar la compañía de familiares y amigos, realizar mejor su trabajo y disfrutar de sus pasatiempos.
- utilizando mecanismos de acción complementarios tales como el uso de coadyuvantes no invasivos que contribuyan a aliviar el dolor.

Otros aspectos que deben tomarse en cuenta en la toma de decisiones en el tratamiento del dolor son:
- La valoración en términos de bienestar y calidad de vida del paciente, de los riesgos (incluidos los derivados de los efectos secundarios de los tratamientos farmacológicos convencionales) y los beneficios;
- La consideración de la relación beneficio/costo, tomando en cuenta que no porque un tratamiento sea costoso es necesariamente bueno y altamente beneficioso para el paciente, ni porque no lo sea (es decir, que sea de más bajo costo) es malo y viceversa. Esto es fácil de evidenciar por ejemplo en los tratamientos oncológicos convencionales en comparación con los tratamientos alternativos.
- Investigar las patologías preexistentes que puedan ser agravadas por los medicamentos que se van a utilizar y por supuesto las que se puedan generar como resultado de los efectos secundarios de los medicamentos. Este es un aspecto muy preocupante y que debería ser muy tomado en cuenta por los profesionales de la salud, pues infortunadamente prima el facilismo de acudir al vademécum y/o favorecer el o los medicamentos de un determinado laboratorio farmacéutico, antes que la integridad y vida del paciente.

¿Para que continuar dañando nuestra salud con fármacos, como los analgésicos y antiinflamatorios,
que traen efectos adversos serios?




La Terapia de calor o Termoterapia

La Termoterapia o Terapia de Calor, es la aplicación de calor al cuerpo para el alivio del dolor y de la salud. La terapia de calor se ha utilizado durante siglos en muchas culturas, pero ahora es apoyada ampliamente por la medicina basada en la evidencia y se utiliza con fines de rehabilitación en todo el mundo. Se presenta y usa en diferentes formas, tales como abrigos calientes, baños calientes (balneoterapia, que incluyen variantes relacionadas, como saunas húmedas, baños turcos y bañeras de hidromasaje), y muchos otros, incluyendo ultrasonidos y terapia de calor infrarrojo. Puede ser beneficioso para mitigar el dolor de la artritis, ciática, hernia de disco vertebral (hernia de disco), dolores de cabeza y migrañas, reumatismo y lesiones en el tejido muscular profundo. La terapia de calor también alivia el dolor menstrual, dolor de cuello y espalda, así como dolor muscular y articular. Los efectos terapéuticos de calor incluyen el aumento de la extensibilidad del tejido colágeno, disminuye la rigidez articular, reducir el dolor, aliviar los espasmos musculares, la reducción de edema (o hidropesía), inflamación muscular general, y ayudar en la fase post-aguda de curación, y el aumento del flujo sanguíneo. El aumento del flujo sanguíneo a la zona afectada induce mejor y más rápido la cicatrización.

El calor es un recurso incomparable en cualquier molestia relacionada con el dolor.
El calor tiene un efecto principal y es el aumento de la circulación sanguínea en la zona donde se aplica, lo cual genera una serie de efectos benéficos en nuestro cuerpo.
- Dilata los vasos sanguíneos lo que conlleva un aumento de flujo en la sangre con su correspondiente incremento en el aporte de O2 (oxígeno) y nutrientes y la mejora del drenaje venoso y linfático.
- Acrecienta el metabolismo celular local, que unido al incremento del flujo sanguíneo produce un marcado aumento de leucocitos y de fagocitos.
- Facilita una mayor aportación de nutrientes
. En situaciones, como por ejemplo, de lesión de tejidos, va a ser crucial para recuperar problemas del tipo rotura de fibras o esguinces.
- Facilita la evacuación de desechos celulares. Importante en ocasiones en las que busquemos la normalización tras la curación de una patología, por ejemplo en la recuperación de una cicatriz muscular tras una rotura de fibras ya solucionada.
- Aumenta el aporte de endorfinas a la zona. Las endorfinas son analgésicos naturales y alivian el dolor, por lo que facilitará la ruptura del mecanismo productor de lesiones como las contracturas musculares.

La radiación Infrarroja
La radiación infrarroja (IR)
es uno de los muchos tipos de luz que forman el espectro electromagnético (EM); representan alrededor del 49% del calor solar a nivel del suelo, son parte del espectro de la luz natural del sol. El infrarrojo es un tipo de luz que no podemos ver con los ojos, estos solamente pueden ver lo que se llama luz visible. La luz infrarroja brinda información especial que no se puede obtener de la luz visible. Muestra cuánto calor tienen algunas cosas y sobre la temperatura de un objeto. El nombre de infrarrojo significa por debajo del rojo pues su comienzo se encuentra adyacente al color rojo del espectro visible.
Las longitudes de onda de la radiación infrarroja son mayores que las de la luz visible, que comprende entre 4000 y 7000 Angstroms (o 0.4 y 0.7 micras). Los astrónomos generalmente dividen la parte infrarroja del espectro electromagnético en tres regiones:
- infrarrojo cercano IRA (0.7 - 5 micras)
- infrarrojo mediano IRB (5 - 30 micras)
- infrarrojo lejano IRC o FIR (30 - 1000 micras)
.

Terapia Infrarrojo

Los rayos de infrarrojo lejano FIR son una banda de luz que no podemos ver, pero que percibimos en forma de calor. Los rayos de infrarrojo lejano FIR calientan los objetos directamente, sin apenas calentar el aire que los rodea. El mejor ejemplo de calor infrarrojo lejano es el calor que emite el sol. También se denomina la "luz de la vida", ya que la vida no sería posible sin este tipo de calor. El calor infrarrojo lejano es un excelente agente que promueve una mayor cantidad de glóbulos blancos, lo que se traduce en una mejor calidad de vida. El calor infrarrojo lejano da calor al lugar dañado para acelerar su curación. El calor infrarrojo lejano es muy agradable, logra que los músculos se relajen automáticamente y proporciona valiosos beneficios a nuestra salud.

El calor radiante es una forma de energía que calienta los objetos directamente a través de un proceso llamado conversión, sin tener que calentar el aire en el medio. Al calor radiante también se le llama energía, luz o rayos infrarrojos (IR).
El Sol es la fuente principal de la energía radiante que se disfruta a diario (unos más que otros). La luz infrarroja IR es una fuerza importante que promueve la salud, produciendo un aumento de glóbulos blancos. Esto es muy importante porque un mayor número de glóbulos blancos (células defensoras) se traduce en una una mayor inmunidad (mejoramiento del sistema inmunológico), una buena salud y una mejor calidad de vida.

La radiación térmica (o infrarrojo) es una banda de energía en el espectro electromagnético completo y se ha utilizado con eficacia durante milenios para tratar / aliviar ciertas dolencias y malestares. En la actualidad, muchas nuevas tecnologías aplican Rayos Infrarrojos Lejanos FIR en productos para la salud y sobresalen en los protocolos médicos como terapias hipertérmicas de desintoxicación y tratamiento del cáncer. El calor infrarrojo lejano sigue el mismo principio: da calor al lugar dañado para acelerar su curación.
¿Por qué el calor infrarrojo es mejor, por ejemplo, que un paño caliente? Porque la energía vibratoria de la luz infrarroja lejana no es de la misma naturaleza que el calor que es usado para actividades de la vida diaria tales como cocinar. El agua hirviendo daña la piel, pero no sana órganos internos. Sin embargo la luz solar da mucho calor porque contiene rayos infrarrojos lejanos muy penetrantes, así como el rango completo de energía del espectro electromagnético.
Entre otros beneficios, los sistemas termales infrarrojos para todo el cuerpo, posibilitan a las personas en silla de ruedas, a aquellas que no pueden moverse por diversos motivos, o no pueden seguir un programa de ejercicios, alcanzar un estado cardiovascular equivalente a quienes realizan entrenamiento físico. Esta posibilidad también ofrece más variantes para los que están siguiendo un plan de ejercicios.
La lista de los beneficios producidos por la terapia infrarroja es abundante, e incluye alivio de la Artritis; incremento de la flexibilidad en los Tejidos de colágeno, alivio del espasmo muscular y Rigidez articular, incremento del Torrente sanguíneo, ayuda en el alivio de infiltraciones inflamatorias, Edema y Exudados, control del peso, Hipertensión, Arteriosclerosis, enfermedades arteriales coronarias, Circulación sanguínea, enfermedades de Garganta, Nariz y Oído, enfermedades de la piel (incluyendo la Celulitis) y tratamientos de belleza generales.
La terapia infrarroja no lo cura todo, pero su valor no puede ser ignorado, especialmente viendo que millones de personas sufren de una sobrecarga tóxica con su amplio abanico de síntomas. Tal vez para muchas más sea el tratamiento de salud del futuro, así como ya lo es para los astronautas de la NASA y para los bebés recién nacidos. (Fuente: Ecured).

A partir de la última década estamos presenciando la irrupción de nuevas tecnologías que emplean energía infrarroja. La medicina de energía es una práctica muy antigua que fue utilizada por médicos chinos. Ellos utilizaban terapias curativas de tacto para el mejor crecimiento de las células, la síntesis de ADN y síntesis de la proteína en células. Aunque estos médicos antiguos no sabían los términos técnicos de lo que estaban haciendo, con certeza sabían que sus pacientes conseguían mejoría. Sí, el calor humano del tacto (cuando se hace masaje, por ejemplo) aumenta la respuesta inmune (sistema de defensas del organismo) en la cual las células defensoras -los glóbulos blancos- rodean e injieren bacterias e impurezas de la célula. El calor infrarrojo sigue el mismo principio: calienta el sitio de la lesión para acelerar el proceso curativo. La lista de los beneficios en la salud con el uso de la terapia infrarroja son cada día más abundantes y sorprendentes, incluyendo: mejora en todas las formas de artritis, artrosis y trastornos musculo-esqueléticos, aumento de la extensibilidad de los tejidos finos de colágeno, disminución de espasmos del músculo y rigidez articular, aumento del flujo sanguíneo y linfático, músculos relajados y una mayor flexibilidad, proporciona alivio de la ciática y dolor de hernia de disco vertebral (hernia de disco), el dolor de artritis, dolor menstrual, dolor de cuello y espalda, y dolor muscular y articular; reducción del estrés y la fatiga.

Sinergia Radiación Infrarroja Lejana FIR y Germanio
El Germanio (Ge)es un metaloides con propiedades semiconductoras, que actúa como transportador facilitando el movimiento del oxígeno a través de las membranas celulares a fin de introducir oxígeno en la célula. Refuerza además muchas funciones del sistema inmunitario.

Tal como lo señalamos líneas atrás, el Germanio es catalizador del oxígeno. Su acción catalizadora de oxígeno es debida a que activa la producción de eritrocitos, con lo que se consigue el correcto transporte de oxígeno a las células. Esta propiedad, derivada de su cualidad semiconductora, explica su efecto vigorizante, anti-stress y paliador del dolor, pues son sus cualidades potenciadoras de oxígeno las que generan una mejora de la funcionalidad celular, originándose un estado de bienestar orgánico. De este efecto catalizador, también se infieren sus propiedades como excelente protector contra la hipoxia (deficiencia de oxígeno), regulador de la circulación periférica, gente antiinflamatorio eficaz en la artritis reumatoide; tonificador de los tejidos cutáneos y musculares, aportándoles además elasticidad y evitando la aparición de cicatrices en la piel después de sufrir una quemadura.

Pero hay una propiedad particularmente interesante del Germanio cuando se trata de procesos que utilizan el calor (radiación infrarroja) para el tratamiento del dolor, y es que el Germanio produce y transmite calor infrarrojo con lo que estimula la actividad celular activando al mismo tiempo la circulación sanguínea. También ayuda a aliviar diferentes dolores. El Germanio transmite el 99,9% del calor infrarrojo dentro del cuerpo activando la circulación sanguínea en venas y arterias. El calor infrarrojo se transmite a través de ondas de energía que producen una sensación de calor en el cuerpo. La frecuencia del calor infrarrojo es similar a la de nuestro cuerpo; eso permite que sus efectos sean beneficiosos para nuestro organismo. Así, este CALOR TERAPÉUTICO permite que nuestro cuerpo "se caliente", estimulando la circulación y permitiendo la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo. Los músculos necesitan estimularse para que pueda mejorar la actividad nerviosa lo que permite que se calmen los dolores. Persona con tensión muscular, dolor de hombros, dolor crónico de cintura, frialdad abdominal, dolores menstruales, mujeres con problemas menstruales, tienen efectos positivos.

PowerStrips, Bandas de Poder o Parches para el Alivio del Dolor, es un producto natural, seguro y fácil de usar para el alivio del dolor.
Los PowerStrips están elaborados bajo un diseño y tecnología patentada que utiliza la energía del músculo para reactivar y ampliar la energía de todo el cuerpo, no solamente en el área de aplicación, sino a nivel celular. Al incrementar la energía, uno de los beneficios que notarás es el alivio del dolor. Por esta razón, los PowerStrips están enlistados como dispositivos médicos Clase 1 ante la FDA de los Estados Unidos tanto para el alivio del dolor como para ayudar a mejorar la apariencia de la piel también.

PowerStrips – Parches para el Alivio del Dolor
¿Para qué continuar dañando nuestra salud con fármacos, como los analgésicos y antiinflamatorios, que traen efectos adversos serios?

PowerStrips de FGXpress es:
Producto Natural, formulado por Médico y clasificado como Clase 1 por la FDA.
De Rápida Acción y Libre de Efectos Secundarios.
• Alivia el Dolor de Forma Natural y Segura.
• Fácil de usar.
• Sin problema para llevarlo puesto durante sus actividades cotidianas
(oficina, casa, reuniones, lugar de estudio, etc.).

El alivio del dolor es solo uno de los beneficios más notables que experimentará al usar la mezcla patentada de hierbas que se encuentran en PowerStrips. Es seguro, efectivo y se amolda al cuerpo con su adhesivo soluble en agua de última generación para que puedas aplicarlo en cualquier área y no se caerá.

PowerStrips™ es una fusión patentada de energía moderna y hierbas ancestrales. Usándolo diariamente puede dar energía a las partes de su cuerpo que más lo necesitan. Cada aplicación tópica de PowerStrips tiene dos capas. La capa externa contiene Germanio elemental. La parte interna o capa adhesiva contiene una mezcla patentada de: Ginseng Rojo Fermentado de Corea, Plata y Fitoplancton Marino.
















   

La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Las decisiones relativas a la salud de los pacientes deben ser tomadas por profesionales de la salud acreditados y teniendo en cuenta las características individualizadas de cada paciente.
 

INICIO  |  CONTÁCTENOS

Copyright © 2007 www.colombialomejor.com
Todos los Derechos Reservados.